Inicio Noticias EL NEGOCIO DETRAS DEL DEPORTE

EL NEGOCIO DETRAS DEL DEPORTE

Fernando Monteverde
PUBLICIDAD

Son los más codiciados y por su indudable calidad son llamados, en tono de admiración, “mercenarios”. Son contratados por los mejores clubs de polo en Europa y Estados Unidos en el verano del hemisferio norte, pero regresan a Argentina para participar en la temporada que se disputa entre septiembre y diciembre en la primavera del hemisferio sur. Ellos son, los jugadores de polo Argentino.

Sus servicios son altamente pretendidos ya que en polo, Argentina es simplemente la mejor del mundo.

Nueve de los 10 jugadores que encabezan la clasificación mundial son argentinos, lo mismo que 15 de los mejores 20.

La razón es la existencia de una cultura muy arraigada del polo en el país, que se refleja tanto en la parte deportiva como comercial. “Las condiciones naturales de la tierra hace que la cría de caballos de polo sea fácil”, dijo Bill Buchanan, director de la Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo. “Nuestra Pampa es un territorio ideal para el polo”.

Hecho en Argentina

Mientras que en otros países como Reino Unido el polo está reservado para una élite, en Argentina su alcance es más popular. Los principales partidos pueden atraer una multitud de 30.000 personas y son transmitidos en vivo por televisión.

Hay más de 3.000 jugadores de polo registrados a nivel nacional, más que en ningún otro país.

A diferencia de deportes como el fútbol o rugby, que están vinculados con organizaciones multinacionales, la mayoría de los negocios que impulsan el polo en Argentina son pequeña firmas, que en general son familiares. Estas pequeñas compañía abarcan todos los aspectos relacionados con el polo, desde la cría de caballos hasta el entrenamiento de los jugadores y la elaboración de los tacos.

En la Pampa

torneo de criadoresEl polo fue adoptado con entusiasmo por los argentinos desde que se comenzó a jugar hacia finales del siglo XIX.

El caballo de polo argentino es muy codiciado en el mundo. Su popularidad fue creciendo y el juego fue evolucionando hasta hacerlo más “criollo”. Fue así que se buscó crear al mejor caballo para el deporte con un cruce entre el caballo nativo de Argentina, reconocido por su resistencia, con el pura sangre inglés, veloz y con gracia.

Ya se están usando cada vez más el trasplante de embrión. La razón es para permitir que las mejores yeguas puedan seguir jugando a polo sin tener que pasar todo el proceso del embarazo.

Los caballos más famosos también están comenzando a ser clonados.

“La tecnología ha avanzado mucho en este negocio, pero la cría y el entrenamiento de un caballo de polo sigue siendo una cuestión de tradición”; explicó Fernando Monteverde. Monteverde señala que, dependiendo de la habilidad del animal, el precio de un caballo puede oscilar entre los US$5.000 y los US$200.000.

Desde niños

Los jugadores de polo se clasifican de acuerdo a su hándicap, comenzando en el -2 para los novatos hasta subir al 10, que sólo alcanzan los mejores jugadores.

Las escuelas atraen jugadores de todas partes del mundo, de todas las edades y habilidades, algunos de los cuales aspiran a convertirse en los “mercenarios” del futuro.

Fuente: BBC Mundo

PUBLICIDADblank