PUBLICIDAD

La semifinal de la zona B del Abierto de Hurlingham, se jugó el miércoles 18 en las canchas de Pilar, y Ellerstina alcanza la segunda final en la presente temporada tras vencer a La Natividad-Las Monjitas por 15 a 10 y enfrentará a RS Murus Sanctus el domingo 22 a las 11 de la mañana en la cancha Nº 1 del Complejo Alfredo Lalor de la AAP.
Por la subsidiaria Copa Drysdale, La Irenita superó a La Dolfina Polo Ranch por 13 ½ a 8 y se enfrentará en la final a La Ensenada-La Aguada.

Equipos y progresiones:

Ellerstina Johor: Facundo Pieres 10 (10 goles, siete de penal) (Recibió una tarjeta amarilla en el séptimo chukker), Hilario Ulloa 10 (3), Gonzalo Pieres (h) 9 (1) y Nicolás Pieres 10 (1). Total: 39.
La Natividad-Las Monjitas: Camilo Castagnola 8 (7, cuatro de penal), Pablo Pieres 10 (1), Bartolomé Castagnola (h) 9 (2) (Recibió una tarjeta amarilla en el séptimo chukker) e Ignatius Du Plessis 9. Total: 36.

Ellerstina Johor: 5-0, 8-1, 10-3, 11-4, 11-7, 13-9 y 15-10.

Jueces: Gastón Lucero y Guillermo Villanueva (h). Árbitro: Martín Pascual.

Copa Drysdale

La Irenita: Martín Podestá (h) 7 (3 goles), Juan Martín Zavaleta (h) 8 (2), Facundo Fernández Llorente 7 y Juan Martín Zubía 8 (5, cuatro de penal). Total: 30.
La Dolfina Polo Ranch: Guillermo Terrera (h) 8 (2), Juan Britos (h) 8 (2, uno de penal), Diego Cavanagh 9 (4, dos de penal) y Alejo Taranco 8. Total: 33.

La Irenita: (3 ½-0) 5 ½-0, 7 ½-1, 8 ½-2, 9 ½-3, 10 ½-3, 12 ½-5 y 13 ½-8.

Jueces: Federico Martelli y Martín Aguerre. Árbitro: Gonzalo López Vargas.

Nuestro comentario

Hasta promediar el cuarto parcial fue un monólogo de Ellerstina con un juego brillante y contundente, sacando hasta ahí siete goles de diferencia.
Practicó un polo sin fisuras y totalmente distinto al observado en temporadas anteriores. Cada jugado estuvo mentalizado en su puesto y si por avatares del partido debían salir de cada posición, lo hacían con rotación ordenada.
También lucieron en la mayor parte del encuentro, un juego fácil y anticipado, golpeando a la bocha de primera, sin toques y bien direccionada y potentes backhanders con mentalidad ofensiva, en vez de darse vuelta con la bocha.
A partir del quinto y hasta el final La Natividad-Las Monjitas pudo controlar mejor a sus oponentes apretando marcas, gracias al trabajo de los hermanos Castagnola. El mayor trabajando en el medio juego y Camilo con muchos goles y contribuyendo en defensa.

Foto: AA^P por Matías Callejo.

PUBLICIDADblank