PUBLICIDAD

El viernes 2 se disputó el partido decisivo del 129º Campeonato Argentino Abierto y La Dolfina recupera el título de campeón, perdido el pasado año frente al actual oponente La Natividad por 13 a 9.
Con esta victoria el club de Cañuelas obtiene su título Nº 15º, igualando al Hurlingham Club y solo superado por Cnel. Suárez.
También Cambiaso Jr. se consagra el jugador de menor edad, que lo consigue con 17 años y 3 días, superando a Benjamín Araya que lo logró en1980 con 17 años, 3 meses y 11 días.
También tuvieron que pasar 39 años para que un padre con su hijo lo consigan, tras haberlo logrado Horacio y Benjamín Araya por Cnel. Suárez en 1983.

Equipos y progresiones:

La Dolfina SaudiAdolfo Cambiaso (h) 10 (2 goles, uno de córner), David Stirling (h) 10 (1), Adolfo Cambiaso (n) 9 (5, dos de penal) y Juan M. Nero 10 (5). Total: 39.
La NatividadCamilo Castagnola 10 (6, tres de penal), Pablo Pieres 10, Bartolomé Castagnola (h) 10 (3) e Ignatius du Plessis 9. Total: 39.

La Natividad: 2-0, 3-1, 6-4, 8-4, 10-6, 11-7, 11-7 y 13-9.

Jueces: Gastón Lucero y Martín Pascual. Árbitro: José I. Araya.

NUESTRO COMENTARIO

No fue una gran final como casi siempre lo es, el mal estado de la cancha fue uno de los principales motivos.
La Dolfina desde el comienzo fue un claro dominador del partido con un brillantísimo Juan M. Nero tanto en defensa como en ataque (consiguió 5 goles de juego) consagrado a la postre como el MVB de la final y muy bien acompañado por Stirling. Será la primera vez que no nombramos a los Cambiaso, que aunque estuvieron bien no descollaron como otras veces, el padre muy activo y cubriendo todos los agujeros que podrían existir y su hijo con los posibles nervios a su edad al ser su primera final en el Abierto de Palermo.
Desarrollaron un buen juego de equipo con palo largos y al estribo, no importando el puesto que ocupaban. La Natividad por lo contrario no hizo también ese mismo juego que lo caracteriza, por lo contrario abusaron de jugadas corta y con bocha dominada, que la cancha no lo permitía. Su excepción fue Du Plesis que siempre optó por el palo potente.

Foto: Matías Callejo /Prensa AAP

PUBLICIDADblank