PUBLICIDAD

En la cancha principal de La Catedral del Polo en Palermo, con un lleno total y un campo de juego de inmejorables condiciones, fue el escenario del partido final del 128º Campeonato Argentino Abierto y La Natividad lo hizo suyo por primera vez en su no extensa historia, al vencer a La Dolfina por 15 a 13.
Se puede afirmar que fue una gran final entre dos equipos distintos: La Natividad con juego largo y veloz y La Dolfina con un juego corto, tratando de mantener la bocha en posesión.

Equipos finalistas y progresión:

La NatividadCamilo Castagnola 9 (6, tres de penal y uno de córner), Pablo Pieres 9 (2), Bartolomé Castagnola (h) 9 (6) e Ignatius du Plessis 9 (1). Total: 36.
La Dolfina Saudi P. T.: Adolfo Cambiaso (h) 10 (6, tres de penal), Francisco Elizalde 9 (2), David Stirling (h) 10 (2) y Alejandro Muzzio 8 (3). Total: 37.

La Natividad: 3-1, 4-4, 6-4, 9-5, 10-6, 11-7, 13-9 y 15-13.

Jueces: Gastón Lucero y Guillermo Villanueva (h). Árbitro: Martín Pascual.

Premios especiales:

Trofeo Gonzalo Heguy al mejor jugador de la final: Bartolomé Castagnola (h).
Premio Javier Novillo Astrada al goleador del campeonato: Camilo Castagnola, 47 tantos.
Trofeo Revelación Rubén Sola: Adolfo Cambiaso (n).
Copa Fomento Equino al jugador mejor montado de la final: Pablo Pieres.
Premio Gonzalo Tanoira al polista mejor montado del certamen: Adolfo Cambiaso (h).
Premio Fair Play al jugador más disciplinado del torneo: Camilo Castagnola.
Premio Reconocimiento a la Trayectoria: Adolfo Cambiaso (h).
Copa Lady Susan Townley al mejor caballo jugador de la final: Monkey Puzzle, de Pablo Pieres.
Premio Asociación Argentina de Criadores de Caballos de Polo al Mejor Producto Jugador Inscripto Raza Polo Argentino y Premio Sociedad Rural Argentina: Open Easy Game, de Bartolomé Castagnola (h).

NUESTRI COMENTARIO

Partido acorde con la importancia de ser la final del mayor campeonato mundial de polo, entre dos equipos que plantearon tácticas diferentes. La Natividad optó por juego abierto y de extrema velocidad y La Dolfina por juego corto y tratando de no entregar la bocha.
Pasando ahora al ganador contó con un Camilo Castagnola veloz, de exquisito taqueo, frialdad al ejecutar penales (4 de 4) y convirtiendo goles de cualquier ángulo.
Pieres: jugador que siempre está: convirtiendo, asistiendo o defendiendo.
“Barto” Castagnola: Un gran tres. Cerebral, intuitivo, práctico, delantero o defensor dependiendo cada circunstancia y en esta final dio clases de polo.
Du Plessis: Un gran back, firme en la marca, pegador potente y muy peligroso cuando pasa el ataque.
Pasando a La Dolfina contó con un Cambiaso conductor desde la posición de back, que no pudo brillar como en otras finales como consecuencia del asedio de los contrarios.
Stirling: el mejor hombre de La Dolfina.
Muzzio y Elizalde, bien pero no pudieron rebalsar la defensa del sudafricano, además de ni llegarles bochas claras.

Foto: Matías Callejo/Prensa AAP.

PUBLICIDADblank