Inicio Columnistas NIVEL DE POLO vs NIVEL DE REFEREES

NIVEL DE POLO vs NIVEL DE REFEREES

Siempre el nivel de polo debe ser directamente proporcional al nivel de los referees que actúan. Para ser más claro, el polo argentino es el de más alto nivel mundial y por ende,  debe ser dirigido por los referees más capacitados.
Tomando como ejemplo de lo antedicho, los encargados de seleccionar los referees ingleses en la actual temporada, utilizaron para la Copa de la Reina y la de Oro, las dos más importantes, a los cuatro mejores dentro del staff de referees ingleses: P. Wright, L. Appebly, T. Bown y J. Dixon, relegando al resto para los torneos de hasta 18 goles.

Entre los referees oficiales de la Asociación Argentina de polo en categoría A figuran 10, y por lo tanto cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿Están todos plenamente capacitados para dirigir los partidos de la Triple Corona? En principio considero que sí,  al haber llegado a la máxima categoría, pero es innegable también  que entre ellos hay diferencias de nivel, considerando las condiciones y experiencia de cada uno.

También  podemos interrogarnos acerca de si es correcto probar en polo de máximo nivel,  a jueces provenientes  de otras categorías, como ocurrió en la temporada 2017. Entiendo que ello no es viable y menos designar una pareja con un experto y un novato en la mayor categoría del polo mundial. Menciono esto, porque normalmente el menos experimentado se recuesta siempre en el de mayor experiencia, generándole a éste el peso de conducir casi en soledad un partido, con lo que ello significa.

A mi criterio lo correcto es que los referees que estén a prueba actúen en determinadas copas de alto hándicap como el Abierto de San Jorge, Abierto del Jockey, Cámara de Diputados, Municipalidad de Pilar, Campaña del Desierto, etc. Y siempre en parejas constituidas por dos árbitros en las mismas condiciones, lo que permitirá evaluarlos mejor.

Concluyendo y dando mi opinión como ex coordinador y que evaluaba y seleccionaba a los referees, recorriendo permanentemente las canchas durante seis años considero:
1º-Utilizar a los 4 ó 5 mejores dentro de los A para todos los partidos de la Triple Corona.
2º-El resto de los categoría A y los probables, en el resto de las copas de alto hándicap mencionadas.
3º-Nunca saltear categorías; los referees deben madurar en cada una de ellas. Los C pasarlos primero a B y luego si evolucionan favorablemente, con el tiempo necesario, llevarlos a la mayor.
4º Como ejemplo de ello en mi desempeño con los referees los actuales “A”: Matías Baibiene, Esteban Ferrari y Nicolás Scortichini hicieron su base en C, cuando se les notó un notable avance, se los llevó a B y de la misma manera pasaron a la máxima categoría, donde aún continúan.
Resumiendo: aplicar lo mismo que se ha hecho en la Hurlingham Polo Association, utilizando siempre los más aptos en la Triple Corona. Ello toda vez que, como se dijo, las disimiles parejas que puedan designarse, a la larga emparejan los criterios que cada uno de los elegidos tengan.

Para finalizar debo hacer una última pregunta: ¿Cuáles de los 10 categoría A, son los 4 ó 5 mejores? La Sub Comisión de Referees del actual Consejo Directivo tiene la respuesta.

Héctor Martelli

PUBLICIDADblank