PUBLICIDAD

Desde el lunes 5 de Marzo se está disputando en el Lahore Polo Club, al noreste de Pakistan y cercano a la frontera con India, el Diamond Paints National Championship por la Quaid-e-Azam Gold Cup, participando siete equipos de 12 a 14 goles de hándicap, jugándose a la americana y en cada uno de los teams con presencia de jugadores argentinos.

Hasta ahora lideran el certamen dos equipos que suman 8 puntos cada uno. Barry’s y Daimond Paint, el primero con Juan Ruiz Guiñazu (h) y Ramiro Zavaleta y el segundo con Marcos Araya y Eulogio Olariaga.

Le siguen con seis puntos, Army con Ignacio Negri y Miguel Duggan y Master Paints/Rizvi’s con Juan Cruz Lozada como único argentino en el equipo.

Equipos participantes:

Barry’s: Nafees Barry 0, Bilal Haye 2, Ramiro Zavaleta 4, Juan Ruiz Guiñazú 8. Total: 14.
Diamond Paints: Mir Huzaifa Ahmed 1, Mumtaz Abbas Naizi 2, Eulogio Olariaga 4, Marcos Araya 7. Total: 13.
Master Paints/Rizvi’s: Farooq Amin Sufi 0, Saqib Khan Khakwani 4, Hamza Mawaz Khan 4, Juan Cruz Losada 6. Total: 14.
Army: Brig. Zulfiqar Ali Beg 1, Maj. Omar Minhas 2, Miguel Luis Duggan 4, Ignacio Negri 7. Total: 14.
Master Paints Black: Sufi Muhammad Amir 1, Sufi Muhammad Haris 1, Gerardo Mazzini 6, Hissam Ali Hyder Namoo 6. Total: 14.
Newage/BBJ Pipes: Adnan Jalil Azam 1, Ahmed Zubair Butt 2, Ahmed Ali Tiwana 4, Salvador Ulloa 7. Total: 14.
Rijas Aces/PAF: Faisal Shahzad/Irfan Sheikh 0, Salman Cheema 1, Juan Cruz Araya 4, Diego Araya 7. Total: 12.

Es importante destacar que el polo en Pakistan data desde épocas muy remotas por su cercanía a India, país donde los ingleses descubrieron este deporte, jugado por los nativos del lugar y en forma muy primitiva y también que fue parte de la Colonia Británica.
Como dato de color es importante mencionar que en la actualidad se realiza una competencia semi primitiva en el Pasaje Shandur, ubicado al norte de Pakistán entre las aldeas de Chitral y Gilgit, a 3.700 metros de altura.
El lugar es una pequeña meseta en la cima de la montaña que separa estas dos aldeas y  se llega por un sinuoso camino de cornisa, que en vehículo se demora entre 9 y 13 horas, respectivamente, desde esas dos poblaciones y los caballos encaran cinco días de travesía.
El juego se realiza en una superficie menor que la de una cancha convencional y la particularidad especial es que sus límites  están determinados por una cerca de piedra de medio metro de altura, que rodea la cancha.
Los equipos están constituidos por seis jugadores por bando, además de permitirse sólo un caballo por jugador. Con el tiempo las reglas han cambiado para minimizar accidentes graves, pero aún hoy estos se producen, incluyendo muertes.
Esta competencia se realiza desde 1920 y es una verdadera festividad en este desolado paisaje de Hindukush y a medida que la fecha de la contienda se acerca, se va transformando en un pueblo con vida y movimiento por los pobladores de la zona que llegan y acampan para dicha verdadera fiesta.
Es de tal importancia este encuentro, que hasta el propio presidente de Pakistán concurre al partido definitorio.

PUBLICIDADblank